Tres Lunares

Era su silueta cada noche en la ventana,
una fantasía convertida en realidad
en la ceremonia antes de dormir
se preparaba algo de gimnasia
para estar en vaya forma.
Luego la piyama terminaba en show,
sólo algunas veces mi conciencia me pegaba
aquello era ya una adicción,
nunca pude hablarle cuando estuve cerca
ni saber su nombre ni ella mi aficción,
hoy que se ha marchado vivo prisionero
de aquella angelical visión.
Nunca estuviste conmigo
y tus tres lunares de memoria sé
el de la rodilla, el de tu mejilla,
y el que sólo yo podría morder.
Hasta con los ojos cerrados
esos tres lunares podría yo encontrar
el de la rodilla, el de tu mejilla
y el que sólo yo podría devorar.
Y si apareciera frente a tu ventana,
por favor, me llamas a esta dirección
no intentes mirarla, haz lo que te digo,
los lunares causan la adiccion.
Recuerdo bien su silueta
frente a mi ventana tras de su balcón
en la ceremonia antes de dormir
me tomaría una vida
esos tres lunares poderme yo olvidar...

PD. Tengo el mal habito de expresarme mejor con letras de canciones,
en ellas está la excusa perfecta a mi sentir, y bue... esta rola de kerigma se quedó incompleta, ahora que sé que la geografía de tu piel tiene más de tres puntos de referencia que causan mi adicción.

Comentarios

Entradas populares